El AMLO de la Biblia

“Quis tenía un hijo llamado Saúl, que era buen mozo y apuesto como ningún otro israelita, tan alto que los demás apenas le llegaban al hombro.”

‭‭1 Samuel‬ ‭9:2‬ ‭

Todos los gobiernos son imperfectos, sea el régimen que tengan, evidencia de que el poder cambia a los seres humanos por muy buenas intenciones que lleven cuando asumen un cargo público.

Saúl el primer rey de Israel, tuvo la oportunidad de quedar en la historia como el mejor gobernante y que su descendencia tuviera el reinado por todas las generaciones, sin embargo, su humanidad, o sea, sus pasiones, su soberbia, su arrogancia, su ambición del poder, impidieron que fuera así.

Al menos veo en la historia de este rey israelita, cuatro actitudes que no dejaron que se asumiera como el mejor gobernante que pudo haber tenido la nación de Israel.

Saúl violó las leyes. Alguien se refiere que “no me vengan con que la ley es la ley” para hacer y deshacer, ese pensamiento lo tenía el rey Saúl, según las leyes religiosas del pueblo judío, había asuntos que sólo podrían realizar los sacerdotes, pero ante la soberbia y arrogancia se atribuyó derechos que no le correspondían.

Saúl tomó decisiones unilaterales. El rey Saúl, se atribuía actitudes mesiánicas, cayendo en el autoritarismo y la dictadura, por lo que, siempre tomó decisiones únicas, en base a sus emociones e intereses, menospreciando a sus consejeros, de quienes tenía que oír el consenso de opiniones.

Saúl persiguió a sus opositores. Dedicó mucho tiempo de su reinado a perseguir a sus opositores, de quienes pensaban que le querían quitar su gobierno y que no estaban de acuerdo con su gestión. Uno de ellos fue David, el que mató a Goliat, lo persiguió hasta quererlo matar, por lo que, David tuvo que huir a otro país para ponerse a salvo.

Saúl perdió la dirección de su gobierno. Lo trastornó el poder, la fama y el dinero, de tal forma que cayó en el narcisismo, es decir, se llegó a idolatrar a auto admirarse que descuidó los problemas reales de su nación. Tuvieron que entrar el sacerdote Samuel y David, el perseguido, para salvaguardar los fundamentados del reino.

Fue tan grave la situación mental y emocional del rey Saúl, que llegó a consultar a los espiritistas y médium, para que le dijeran lo que tenía qué hacer ante los problemas constantes que sufría la nación israelita.

Gobernar a una nación, a un estado, a un municipio, a un poblado, una colonia o barrio y a una familia no es fácil, se requiere toda la capacidad mental y emocional de una persona para soportar las tentaciones del poder, Saúl no pudo y terminó mal.

Si deseas leer la historia del rey Saul, está en la Biblia en 1 Samuel de los capítulos 9 al 31.

¡¡Dios nos ayude!!

También podría gustarte
Comentarios
Loading...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: