Una historia aspiracionista

饾棬饾椈饾棶 饾椈饾椂饾椈虄饾棶 饾椌饾槀饾棽 饾椀饾棶饾棸饾椂虂饾棶 饾槅 饾槂饾棽饾椈饾棻饾椂虂饾棶 饾榿饾棶饾椇饾棶饾椆饾棽饾榾 饾槅 饾椊饾棶饾椈 饾棻饾棽 饾棸饾棶饾榾饾棶 饾棽饾椈 饾棸饾棶饾榾饾棶 饾槅 饾棻饾棽 饾榾饾椉饾椆 饾棶 饾榾饾椉饾椆, 饾棶饾椀饾椉饾椏饾棶 饾棽饾榾 饾棶饾棷饾椉饾棿饾棶饾棻饾棶.

Me gusta recordar esta aventura porque gracias a la existencia de ella, s茅 que tengo un acierto en la vida.

Ella es mi amiga Daniela, la conoc铆 en mi pueblo, Pinotepa Nacional, cuando 铆bamos en la primaria. Yo estudiaba en la primaria del centro que est谩 ubicada en el z贸calo. Ella estudiaba muy lejos, por un barrio llamado 鈥淓l Zapote鈥.

Desde entonces no dejamos de ser amigas.

Recuerdo que ella no ten铆a mucho tiempo para jugar, porque ayudaba en el trabajo a su mam谩 al hacer y vender tamales y pan.

Desde tan lejos, de puerta en puerta, de sol a sol.

Ya de grandes, ella decidi贸 estudiar derecho en el pueblo. Yo, negocios en la capital. Despu茅s por una situaci贸n abandon茅 la carrera de negocios y regres茅 al pueblo. Ella a煤n estudiaba y segu铆a con la venta de tamales y pan, que por cierto muuuy ricos.

Tiempo despu茅s, yo volv铆 a la capital decidida a estudiar derecho. Pero ella ya hab铆a terminado y a煤n segu铆a vendiendo pan y tamales. Pues no hab铆a suficiente campo laboral para que ella pudiera trabajar.

A m铆 eso no me gust贸, no pod铆a aceptar que una ni帽a que amo con todo mi coraz贸n y sab铆a que luchaba d铆a con d铆a por salir adelante, se quedar谩 as铆. Adem谩s de que yo sab铆a que esa ni帽a era muy aplicada y que yo cre铆a que se merecer铆a todo.

Y en ese momento su todo era trabajar para lo que estudi贸.

Le llam茅 por tel茅fono y le dije que se viniera a Oaxaca, que le ten铆a una vacante que le abrir铆a puertas. Me contest贸 que ten铆a miedo, que nunca hab铆a salido sola y que iba a pensar la gente. Le dije que, si yo pude, ella tambi茅n. No recuerdo que m谩s le dije, pero no iba a colgar esa llamada hasta recibir un s铆 (La gente me conoce, siempre consigo lo que quiero).

Total, al final ya sus pretextos eran econ贸micos, le dije que le proporcionaba un lugar en donde quedarse conmigo, que no pagar铆a renta hasta que ella pudiera y el transporte para que viniera.

Y as铆 se vino mi amiga Daniela. La vacante que le di, fue m铆a. La abandon茅 y la recomend茅 a ella porque sab铆a que ella la merec铆a m谩s, ella ya era abogada, yo era estudiante y pod铆a conseguirme cualquier otro trabajo sin problemas, porque ten铆a la ventaja de vivir en la ciudad.

Yo sab铆a que esta abogada merec铆a m谩s que yo esa oportunidad y que explotar铆a esa 谩rea y no me equivoqu茅. En las oficinas la recibieron r谩pidamente y ella demostr贸 de lo que est谩 hecha.

El d铆a de hoy ella gana m谩s que yo y eso me da tanta felicidad.

El d铆a de hoy es una gran abogada que tiene su despacho y justo por entrar a trabajar en donde la recomend茅 ella encontr贸 su vocaci贸n.

Pero lo m谩s importante, el d铆a de hoy, ella ayuda a otras personas. 隆La amo!

T煤 no me debes nada, te debes a ti y al mundo, porque el mundo necesita a gente con capacidad como t煤.

La gente que te conocemos desde peque帽a, de lo 煤nico que estamos tristes, es que ya no podemos probar esos sabrosos tamales, pero porque ya creciste, porque ya eres una abogada y esa renuncia vale m谩s que todo lo que otros quieran de ti.

La siguiente foto es de cuando 茅ramos j贸venes y ella lleg贸 a Oaxaca. Que nuestra historia sea para motivar a otros.

Reitero, te amo Daniela. S茅 feliz. S茅 muy feliz haciendo lo que amas. Que ahora lo que te quemes sean las pesta帽as por aprender y puedas comprarte todo lo que p*nches quieras porque te lo mereces todo.

Por B谩rbara Olaya.

Tambi茅n podr铆a gustarte
Comentarios
Loading...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que est谩 de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer m谩s

A %d blogueros les gusta esto: